Infidelidad: Enfrentarse a la realidad.

Detective infefilidad
Infidelidad: Enfrentarse a la realidad.

A lo largo de mi carrera como detective privado en Cádiz, he tenido muchos casos de infidelidades, todos tienen las mismas características, un hombre o una mujer encuentran a una tercera persona con la que mantener relaciones sexuales, sentimentales o amorosas, no es en estas relaciones de lo que hablaremos aquí sino en como distintos clientes encajan lo que el detective privado descubre y les traslada y de que manera afrontan el problema.

La inmensa mayoría de los clientes acuden a las agencias de detectives privados con gran información sobre los hechos, hasta en ocasiones les han puesto cara y nombre a las parejas de sus cónyuges, por lo que podríamos entender que lo que necesitan es exclusivamente una fotografía donde de forma gráfica tengan la prueba de que lo que sospechaban era cierto.

La utilidad del informe a nivel judicial es nula ya que en la actualidad el informe sobre infidelidad conyugal no altera el resultado de las medidas paterno filiales o las liquidatorias de la sociedad de gananciales si ese fuera el régimen escogido, tampoco afectan para pensión compensatoria o extinción del pro-indiviso, única y exclusivamente el resultado del informe afecta a la esfera personal de los individuos.

La obtención por parte del detective privado de las pruebas de infidelidad ayudaran al cliente a tomar las decisiones que crean oportunas, campo en el que los detectives privados nos abstenemos de entrar u opinar, ya que es decisión del cliente planificar su vida y relación con su pareja.

La prueba que podrá obtener el detective privado se basa única y exclusivamente en la observación del supuesto infiel, practicándole seguimientos y vigilancias, al objeto de observar si toma contacto con otras personas y que relación tiene con estas, fotografiando o grabando estos contactos.

Partiendo de la idea que el Detective privado no puede acceder a habitaciones de hoteles, a la correspondencia privada de las personas y a intervenir sus comunicaciones, ya que estaríamos incurriendo en un ilícito penal, la prueba que vamos a obtener siempre será la que los investigados nos muestren en lugares públicos.

En raras ocasiones un detective privado podrá observar relaciones sexuales mas allá de las que se produzcan en un automóvil que será este el lugar mas proclive donde podremos apreciar algo mas salido de tono que un beso o una cogida de manos.

Por lo que la prueba se encuentra limitada y en ocasiones es interpretable, es aquí donde surge el problema y lo que hace que la finalización del trabajo sea rápida o prolongada en el tiempo dependiendo exclusivamente de la interpretación que haga el cliente del informe y las pruebas que contiene.

Por lo que nos encontraremos a tres tipos de clientes bien diferenciados:

El primero de los clientes, es una persona segura, con la convicción de que existe una relación afectiva de su pareja con una tercera persona, única y exclusivamente necesita una mera fotografía un simple dato, donde ver la cara de la persona que se ha inmiscuido en su vida, con con la finalidad de la curiosidad o con el simple hecho de utilizar en el entorno familiar esta imagen para desacreditar a su pareja. Estas personas suelen necesitar una mínima prueba y con ella ejecutan la decisión que ya tenían tomada previamente, es decir, la ruptura de su relación sentimental con su pareja.

El segundo de los clientes, necesita una prueba más concreta que denote de forma fehaciente que existe una relación sentimental, pero sin que sea esta prueba un encuentro sexual, ni tampoco necesita observar como se propinan caricias mutuas, con las imágenes de que el investigado está realizando una actividad distinta a la que informó a su pareja es elemento suficiente para saber que sus sospechas son ciertas.

El tercero de los clientes, es el más desorientado, se encuentra por un lado es conocedor de que algo sospecho pasa en su relación de pareja, aún así no se cree o pretende que no encontremos nada en nuestra investigación, ya que ese es su deseo. Cualquier imagen que los clientes 1 y 2 darían como validas y suficientes, este tercer cliente busca justificarlas, dar una explicación, no puede creerse lo que esta viendo y manipula toda la información para no ver la realidad.

Este tercer cliente es el mas difícil para el detective y aunque nuestra misión no es la de convencer a nadie de lo que se está viendo, llega a ser frustrante el ver como de forma sistemática el cliente niega la evidencia, generando en el detective una sensación de presión en conseguir alguna prueba más rotunda para que el cliente de una vez por todas sea consciente de lo que sucede. En la inmensa mayoría de asuntos no depende del detective privado conseguir una prueba más rotunda, ya que dependerá de la discreción de los investigados y de donde desplieguen sus actividades amatorias. Eso sí este es de los mejores clientes que un detective privado puede tener, ya que no encuentra fin a la hora de seguir contratando servicios de vigilancia.

Agencia Dettec.

DETTEC agencia detective privado

Investigación Privada
Calle Pantoque 13
Urbanización El Ancla
11500 El Puerto de Santa Maria

677 644 362
info@dettec.es

Licencia Ministerio del Interior 4.100

Síguenos en Twitter  

De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, DETTEC le informan que los datos recabados en este formulario con el fin de realizar un primer contacto, una vez realizado serán borrados. Garantizamos la adopción de las medidas necesarias para asegurar el tratamiento confidencial de dichos datos y le informa de la posibilidad de ejercitar, conforme a dicha normativa, los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Tiene alguna duda, nosotros le llamamos, deje su mensaje y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad